PrenAvant

¿Podemos viajar estando embarazadas? ¡Toma nota!

Llega la primavera y el buen tiempo, el sol brilla en la ventana y la Semana Santa ya está aquí. Sin embargo la maleta sigue vacía sobre la cama y más que llenarla de ropa lo que hacemos es acumular preguntas sin respuesta. ¿Hasta qué punto es seguro viajar si estamos embarazadas? ¿Me puedo arriesgar a hacer trayectos largos o es mejor optar por distancias cortas? ¿Cuál es el método de transporte más adecuado en mi estado? Pues bien, se acabó el dudar.

En condiciones normales de salud, cambiar de entorno puede ser algo positivo para nosotras, nos anima y nos ayuda a desconectar de la rutina diaria. Sin embargo también puede suponer un estrés añadido o resultar incómodo para el estado general de la madre. Por eso antes de emprender un viaje debemos tener en cuenta las siguientes consideraciones:

Durante el primer trimestre de tu embarazo no es oportuno realizar un viaje. Suele ser el momento en el que los síntomas típicos de esta etapa como náuseas, vómitos y cansancio pueden hacer de tu día a día algo agotador, y más si tienes que desplazarte.

Pero una vez superados los primeros meses y siempre y cuando la futura mamá se encuentre bien de salud y no se presenten complicaciones para el feto, estar embarazada no tiene por qué ser un impedimento para viajar. Aunque por supuesto esto no es una regla fija y debe ser tu ginecólogo el que decida la conveniencia de un viaje. 

Los especialistas coinciden en que el mejor momento para emprender un viaje es durante el segundo trimestre de gestación, cuando el embrión ya ha superado las dificultades de implantación y hay menos peligro de sufrir un aborto. Además el volumen del vientre aún no resulta demasiado incómodo y eso facilita la movilidad de la madre. Aún así no te recomendamos meterte en viajes largos que puedan agotarte a menos que sea estrictamente necesario.

Cumplidos los 7 meses es recomendable pasar a una vida sedentaria, sin muchos cambios, y por supuesto sin grandes esfuerzos. Por eso salir de viaje en estos momentos no es lo más apropiado.

Teniendo en cuenta estas premisas y si tu decisión es emprender un viaje, recuerda que las mujeres embarazadas son más proclives a marearse. Por eso lleva siempre contigo algo de comida para recargar las pilas y bebe mucha agua para mantenerte bien hidratada.

A la hora de escoger el medio de transporte, evita el barco por razones obvias, o el autobús debido a sus pequeñas dimensiones. Escoge medios de transporte más rápidos o en los que tengas la opción de moverte libremente cada cierto tiempo. En el periodo de embarazo pasar mucho tiempo sentada puede hacer que tus extremidades y pies se hinchen, por eso escoge ropa y un calzado flexible y cómodo, que no obstaculice la circulación.

Por último asegúrate de contar siempre con una buena atención médica en el lugar de destino y de llevar contigo toda tu documentación con lo datos clínicos del embarazo. De resto sólo te queda estar tranquila y disfrutar, disfrutar, disfrutar. ¡Bon voyage!

circleOK

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s