Mitos

“Mitos” sobre la lactancia materna (1ª Parte)

El hecho de que a muchas mujeres le surjan dudas a la hora de dar el pecho a sus hijos se debe a las falsas creencias y mitos que existen entorno a la lactancia materna. A continuación, les nombramos las más comunes que existen en nuestra sociedad.

· 1) Mi pecho es pequeño y puede que no tenga suficiente leche. Es totalmente falso, nuestro pecho no tiene más o menos leche en función de su tamaño. El tamaño viene definido por la grasa, no por los conductos que fabrican la leche.

· 2) Tener los pezones planos o invertidos hace que la lactancia sea casi imposible. Falso, los pezones van sufriendo cambios al final del embarazo y durante la lactancia. Además, los niños no se enganchan solo al pezón, sino de una buena parte del pecho que puede abarcar toda la areola.

· 3) “Hasta que me suba la leche tendré que darle el biberón“. Falso. Al principio, el calostro (la primera leche) es todo lo que necesita el bebé. Son muy pocas las mujeres que no tienen nada de leche.

· 4) “Creo que mi leche es muy acuosa y no alimenta“. Falso, la leche de todas las mamás alimenta, sólo hay que dársela tantas veces como el bebé necesite.

· 5) “Para tener más leche, tengo que beber mucha leche“. Falso. La producción de leche aumenta o disminuye en función del vaciado del pecho, no de los alimentos que se toman.

· 6) Hay que dar el pecho cada tres horas, para dar tiempo a quese recargue“. Falso. Precisamente lo contrario, para asegurar una adecuada producción y flujo de la leche durante los seis meses de lactancia materna, el lactante tiene que ser amamantado tan frecuentemente como quiera, tanto de día como de noche.

· 7) “Si les das a demanda a tu bebé, no se acostumbra a comer con unas pautas y eso le puede hacer daño al estómago“. Falso. Si el niño come cuando quiere y el tiempo que desea, su estómago se irá desarrollando de forma adecuada.

· 8) “El bebé sigue llorando, querrá comer más y no tengo suficiente“. Falso. Los bebés lloran por muchas razones, no necesariamente tiene que ser por leche insuficiente. Los niños que toman el pecho sin restricción, en la duración y frecuencia de las tomas, no suelen tener cólicos. Si parece que llora porque tiene más hambre, se le puede ofrecer más pecho. Nuestra leche es de fácil digestión y se tolera bien.

· 9) “Las tomas empiezan a ser más frecuentes de lo habitual, quizás mi bebé se quede con hambre” Falso. Unas veces querrán comer más, otras tienen sed y necesitan solo amamantar un poco, sobre todo en temporadas de calor.

Ante cualquier complicación, cuando queremos amamantar a nuestro bebé recomendamos siempre la visita a un especialista para que os haga un estudio de vuestro caso personal.

¡Esperamos que este post os ayude a eliminar todas esas dudas y creencias falsas sobre dar el pecho a nuestro bebé!

En el siguiente post, os contaremos más mitos sobre la lactancia materna.

¡Seguimos sumando, mamás!

Persan Farma

Un comentario en ““Mitos” sobre la lactancia materna (1ª Parte)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s