embarazo

¡Voy a ser mamá por primera vez!

¡Por fin ha llegado el momento que tanto estábamos esperando! Y por primera vez en De Ser Mujer podemos mostraros la evolución en primera persona del embarazo de Estefanía, quien ha decidido vivir esta experiencia junto a PrenAvant y compartir con todos nosotros el maravilloso viaje de la maternidad.

Hola a todos, mi nombre es Estefanía, tengo 27 años y muchas ganas de ser mamá, por lo que decidí dejar de tomar pastillas anticonceptivas desde el mes de octubre. Para nosotros todo fue muy rápido ya que solamente tres meses después nos han dado la noticia de que… ¡Estamos EMBARAZADOS, mi pareja y yo vamos a ser papás por primera vez y estamos muy emocionados!

Desde muy pronto comencé a notar los primeros síntomas:

– Pérdida del período menstrual
– Sensibilidad en las mamas
– Dolores en los ovarios
– Sentido del olfato más agudo
– Y si… No podemos negar que alguna que otra náusea… jajaja

Tras pasar la séptima semana, empecé a tener la tensión un poco más baja de lo normal, los mareos y vómitos aparecieron con más frecuencia. Para lidiar con ellos lo que hago es tomar mucha agua y también tomar alguna pieza de fruta cada ciertas horas, sobre todo frutas que al tomarlas te aporten frescura.

Cada vez noto que mi ropa empieza a apretarme más de lo habitual , por lo que me siento más cómoda con ropa ancha. En la novena semana me realicé mi primera ecografía donde nos informaron de que todo iba genial, el corazón del bebé latía con fuerza y sin duda ha sido uno de los momentos más especiales que he tenido la suerte de vivir.

Esta semana comienza mi duodécima semana, y cada vez estamos más cerca de conocer el sexo de nuestro bebé… ¡que ganas! 🙂 A continuación les adjunto algunas fotos de algunos de estos momentos, pronto compartiré de nuevo muchas más vivencias de nuestro embarazo.

estefanía

 

emabarazo

embarazo

prenavant

Mitos y Falsas Creencias

“Mitos” sobre la lactancia materna (2ª Parte)

Hace unos días comenzamos a hablaros sobre los mitos y falsas creencias que existen en torno a la lactancia materna. En este post seguimos resolviendo dudas sobre ello, ya que a muchas madres les surgen las mismas cuestiones a la hora de dar el pecho a sus bebés. ¡Comenzamos!

· 10) Ya no noto el pecho “lleno”, puede que no tenga suficiente leche. Falso. Es normal sentir el pecho menos hinchado con el tiempo, pero esto no indica menos producción. La producción depende de las tomas del bebé.

· 11) “Con el saca-leche, me extraigo poca cantidad. No puedo continuar con la lactancia”. Falso. La extracción manual, con o sin “sacaleches”, no sirve para medir la cantidad de leche que tiene cada mujer, un niño bien enganchado sacará mucho más.

· 12) “Vuelvo a tener la menstruación, el fin de la lactancia materna“. Falso. La producción de leche se mantiene mientras haya estimulación y vaciado de las mamas hasta que la madre y el bebé quieran.

· 13) El estrés puede “cortar” la leche. Falso. Al final, muchos miedos tienen la misma explicación y es que la producción de leche se mantiene mientras haya estimulación y vaciado de las mamas.

· 14) “Estar resfriada, tener la gripe o tomar medicamentos es incompatible con la lactancia”. Falso. No hay que dejar de dar el pecho porque la madre tenga un resfriado o gripe, ni tampoco si toma fármacos. Por la leche, transferimos defensas al bebé que le protegen de la infección. Eso sí, antes de coger al bebé, conviene lavarse las manos y, si es necesario, nos cubriremos la nariz y la boca con una mascarilla o pañuelo.

· 15) “Si el bebé no duerme del tirón es porque ya necesita un suplemento (leche de fórmula)“. Falso. No existe relación. Cuando son pequeños, necesitan comer a menudo y no suelen dormir “del tirón”.

· 16) “El aumento de peso del bebé no es tan rápido como se espera. No se está alimentando bien“. Falso. Cada niño tienen un patrón de crecimiento. No todos tienen que crecer con los mismos patrones aunque en caso de duda, recomendamos preguntar a su pediatra.

· 17) “Me he quedado embarazada, tengo que destetar a mi bebé“. Falso. No es una obligación, sino una decisión de cada mujer.

· 18) “Con seis meses, el bebé es muy mayor ya para tomar el pecho“. Falso. La OMS y la Asociación Española de Pediatría recomiendan la introducción de alimentación complementaria al pecho a partir de los seis meses, pero es eso, complementaria. Primero el pecho y después lo demás poco a poco. Hasta el año de vida, la leche de la madre sigue siendo el alimento principal.

· 19) “Tras la incorporación laboral ya no es posible continuar con la lactancia materna”. Falso. Depende de muchos factores, el tiempo que pasan la madre y el bebé separados, si la madre ha hecho extracción durante ese tiempo, si la persona a cargo puede darle nuestra leche, de la edad del bebé y las expectativas que tengamos. En algunas ocasiones, la madre opta por una lactancia complementada o mixta.

Existen complementos alimenticios como PrenAvant Lactancia que optimizan el estado nutricional de aquellas mujeres que se encuentran en periodo de lactancia. De esta forma es recomendable recurrir a un complemento alimenticio como éste en caso de necesitar un refuerzo de nutrientes en tu dieta.

Os recordamos una vez más que ante cualquier complicación o dudas que puedan surgir ante el hecho de amamantar a nuestro bebé, acudir al especialista es de gran ayuda, ya que podrá asesoraros de manera específica según vuestro caso.Persan Farma